Ministerio de Trabajo multará a la brasileña por mobbing laboral y discriminación.

Una gran indignación estalló en todo el país por el audio de Janice Neukamp, la empresaria brasileña de la estancia Luz Bella, de Guayaibí (San Pedro) que amenazó, el domingo, con echar a sus empleados paraguayos si los escuchaba hablar en guaraní.

“A partir de hoy está prohibido hablar guaraní en la estancia, prohibido, me escucharon… Así que si vamos a hablar usamos el portugués o el español”, dice parte del polémico audio que mandó a su personal.

No solo se ganó la cañeada y escrache, sino se metió en un gran pleito con el Ministerio de Trabajo, ya que prohibir un idioma oficial en el laburo es considerado coacción o mobbing laboral y podría ser multada.

Luis Orué, viceministro de Trabajo, dijo a Diario EXTRA que la estancia será intervenida esta semana y que probablemente la mujer sea sancionada por cada uno de los empleados que tiene.

“La multa será de 10 a 30 jornales por empleado (G. 843.400 a G. 2.530.200). También se tiene en cuenta cada infracción y la discriminación”, explicó.

Pidió perdón

Tras el escándalo, ayer a la tardecita Janice pidió “perdón” a los paraguayos y dijo que “todo fue un mal entendido”.

“Ofrezco disculpas a los que se ofendieron, mi perdón, a todo el mundo, no fue mi intención eso que dije. Gozo de Paraguay y el 90% de mis empleados son paraguayos. Tengo una hija paraguaya”, dijo la mujer.

Explicó que mandó ese audio porque dos de sus empleados supuestamente les dijeron groserías en guaraní, aprovechando que ellos no entienden el idioma.

“Nosotros nos comunicamos por radio y dos personales decían macanada y por eso les pedí que no hablaran, solo en la radio, no prohibirles hablar en guaraní”, dijo.

Escrache público

A pesar de sus disculpas, ayer, la mansión de la brasileña, ubicada en Curuguaty (Canindeyú), fue escrachada. Le llenaron de papel higiénico y le pintaron frases en guaraní, algunas muy típicas cuando uno está enojado.

También los menó

El guaranólogo David Galeano comentó a Diario EXTRA que no solo los brasileños prohíben el uso del guaraní a los paraguayos. Mencionó a los menonitas, coreanos y otros extranjeros.

Resaltó que incluso hay muchos extranjeros que amenazan a punta de pistola a sus empleados indígenas para que dejen de hablar el guaraní, ya que les molesta el idioma. Pidió a los paraguayos no dejar atropellar su cultura y su idioma.

En portugués obligan a profes a dar sus clases

David Galeano mencionó que en varias escuelas del norte del país, así como colonias donde viven muchos brasileños, los rapái obligan a los docentes a enseñar portugués en vez del guaraní.

“Una vez me tocó ir a una escuelita de un distrito de Caazapá donde junto a la bandera paraguaya izaban la bandera de Brasil. Me indignó tanto que le pedí al director que lo quite inmediatamente”, relató. En Santa Rita, Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá ocurre lo mismo, alegan.

Repudio

La Secretaría de Políticas Lingüísticas emitió un comunicado repudiando lo dicho por la empresaria brasileña, dando claro ejemplo de que no permitirá que la cultura nacional sea tratada como trapo sucio. La Secretaría Nacional de Cultura también se pronunció y alentó a defender el guaraní.

Multados por sojal ilegal

En junio del año pasado, el Ministerio del Ambiente había multado a Aldo Haverrot, esposo de Janice, por plantar y fumigar su soja a metros de las casas de los pobladores de la ciudad.

Otros casos

– Junio 2019: Comerciantes libaneses de Ciudad del Este prohibieron tanto a empleados como a clientes hablar en guaraní en su negocio.

– Febrero 2014: Coreanos, dueños de un shopping de CDE, fueron denunciados por descontar el sueldo de a sus empleados por hablar en guaraní. Via: EXTRA

Compartir en: