Hace exactamente un año Mario Abdo daba un duro mensaje a los paraguayos «Vamos a prepararnos para lo peor, pero vamos a esperar lo mejor”.

Hoy, un sistema sanitario colapsado y ciudades que se declaran en emergencia dejan al descubierto que mientras las autoridades se dedicaban a saquear al Estado, no se preparó nada.

La capacidad de los sanatorios del sector privado está sobrepasada, con un nivel de ocupación que supera incluso las ampliaciones realizadas para enfrentar a la pandemia, de seguir así, según un comunicado de la Asociación Paraguaya de Sanatorios y Hospitales Privados, no se podrá garantizar más la atención de todos los usuarios.

En el comunicado continuaron diciendo que esta situación va más allá de los esfuerzos que se hicieron de dotar de infraestructura y personal capacitado para la atención de los pacientes, porque la demanda supera ampliamente la capacidad existente.

“Se insta a la población a resguardarse, a evitar las reuniones de carácter social y el tránsito innecesario y a las autoridades del Gobierno le solicitamos que tomen las medidas necesarias para evitar lo que podría ser una tragedia humana de dimensiones insospechadas”.

Desde la Asociación manifestaron su deseo de no ver en Paraguay las dramáticas escenas que se han vivido en varias partes del mundo y la situación exige tomar una decisión firme.

“Tomemos conciencia de la gravedad del momento que estamos viviendo y lo que pueda pasar. Los paraguayos debemos hacer el último esfuerzo para resistir el embate de la segunda ola de esta terrible pandemia que tantos seres queridos se ha llevado”, concluyó el comunicado.

El presidente de la Asociación, el Dr. José Zarza, alertó sobre la situación de colapso inminente de todo el sistema de salud. Señaló que existe un convenio firmado por parte de los sanatorios privados con el Ministerio de Salud, por el cual se puso a disposición de la cartera 80 camas de terapia intensiva para las personas con Covid.

De estas camas se han ido ocupando hasta el 60% en diciembre, la semana antepasada estaban con un 50%, pero hasta el 12 de marzo, el 95% o 98% están ocupadas.

“No se pueden improvisar camas de terapia, tampoco tenemos más recursos humanos de los que hoy trabajan, la gente está cansada, muchos trabajan en el sector público también, a la par que en el privado, y no tenemos reserva de profesionales para hacer esa tarea tan sacrificada que es atender a los pacientes en terapia”, acotó el doctor Zarza.

Por otro lado, la ciudadanía se reúne, hace fiestas, pregona no usar la mascarilla, no ponerse la vacuna y existen leyes vigentes a las cuales hacen caso omiso.

“Las autoridades deben hacer cumplir esas disposiciones o sino tenemos que prepararnos para lo peor. Si bien el Gobierno no hizo lo que tenía que hacer, hay una responsabilidad ciudadana y debemos cuidarnos entre todos y cada uno hacer su parte”, afirmó el presidente de la Asociación Paraguaya de Sanatorios y Hospitales Privados.

SALUD PÚBLICA

Por otro lado, el viceministro de Atención Integral a la Salud, Hernán Martínez, mencionó que lo preocupante es el porcentaje de contagiados y la cantidad de internados en terapia que resultan de ese porcentaje e hizo un llamado fuerte a la ciudadanía, ya que se pueden habilitar 10 o 20 camas por día y no dan abasto.

“Este es el momento de tomar conciencia, darnos cuenta que tenemos que dejar de lado las reuniones, las fiestas, los cumpleaños, los casamientos, trabajar y si es posible del trabajo a la casa, y no olvidarse del tapabocas ni del lavado de manos”, precisó el doctor.

Un punto positivo que destacó fue la integración con IPS, con el Hospital de Clínicas, e incluso con el Hospital de las Fuerzas Armadas, Hospital de la Policía, para enfrentar la crisis, y se van a habilitar más camas en los próximos días.

LA DEMANDA DE MEDICAMENTOS

En el país hay una fuerte demanda de los anestésicos que se usan para los pacientes con Covid en terapia intensiva, sobre todo el midazolam y el atracurio. Luis Ávila, secretario general la Cámara de la Industria Química Farmacéutica del Paraguay (Cifarma), afirmó que el principal problema es que la mayoría de los países impiden su exportación por considerarlos a estos fármacos muy importantes en la lucha contra la pandemia.

“Después de meses de gestión, la farmacéutica local Lasca logró destrabar un pedido pendiente de 20 kilos de midazolam proveniente de la India, eso llegará dentro de 12 días y empezará el proceso de elaboración de 900 mil ampollas, unas 30 mil ampollas por día”, dijo Ávila.

También será la primera en fabricar el medicamento atracurio en el país, en una primera tanda de 200.000 ampollas, y en poco tiempo, de 2 a 3 semanas. “La industria nacional le da así un fuerte respaldo a la población”, precisó Ávila.

Asimismo, refirió que hay otro pedido de materia prima estancado en Brasil y no se autoriza su exportación a Paraguay y sí a Argentina, ahí se ve la inequidad de los tratos de Brasil para con ambos países. Fuente: El Independiente

Compartir en: