Gustavo Gómez, que este sábado conquistó la Copa Libertadores como capitán del Palmeiras, afirmó que el conjunto brasileño merecía el título por lo que hizo durante todo el torneo continental y por el buen trabajo que viene haciendo en todas las competiciones que disputa.

“Nuestro elenco merecía ese título. Palmeiras viene haciendo un gran trabajo”, afirmó en la rueda de prensa posterior al partido el zaguero paraguayo, que hoy emuló lo hecho por su compatriota Francisco Arce, campeón de la Libertadores en 1998 con el Verdao.

El capitán del Palmeiras recordó que el club paulista fue el que tuvo el mejor desempeño durante toda la Libertadores y que tan sólo sufrió una derrota en toda la campaña, ante el River Plate argentino en semifinales.

Tras la excepcional campaña, el Palmeiras finalmente se quedó con el título, su segundo de la Libertadores, al imponerse este sábado por 1-0 al también brasileño Santos en la final disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Según Gómez, el Palmeiras, que en las próximas semanas disputará el Mundial de Clubes de la FIFA en Catar, la final de la Copa do Brasil y las últimas jornadas del Campeonato Brasileño -torneos en que también tiene condiciones de título-, fue campeón de la Libertadores sin haber descuidado las otras competiciones.

“Fuimos el campeó paulista, somos finalistas en la Copa do Brasil y estamos luchando por el título del Campeonato Brasileño”, dijo.

El paraguayo dijo que todos los jugadores trabajaron con humildad por cada una de esas conquistas y que el técnico portugués Abel Ferreira, que asumió el comando del club hace menos de tres meses, “llegó para mostrarnos que teníamos condiciones de vencer”.

“Fue importante porque él abrazó el grupo y nos hizo creer en nosotros”, dijo.

“Este título significa mucho. Era un sueño para todos nosotros. Entramos a la final para cumplir ese sueño y entrar en la historia del Palmeiras”, agregó.

El zaguero dijo que quería dedicarle el título a todos los que trabajan en el Palmeiras, así como a los hinchas, “y a mi familia que está en Paraguay”.

Con la victoria por 1-0 en la final disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro con un gol de Breno Lopes casi en el último minuto del partido, el Palmeiras sumó su segundo título de la Libertadores tras el conquistado en 1999.

La derrota, por su parte, privó al Santos de conquistar su cuarto título de la Libertadores y de convertirse en el club brasileño con más títulos continentales. Fuente: Agencia EFE Vía: D10

Compartir en: