Diez plantas en total tenía el detenido, seis de ellas crecidas como para corte.

Los agentes de la comisaría cuarta llegaron hasta la casa situada en la compañía Candia de Atyrá en respuesta al pedido de auxilio de una desesperada madre, que no sabía cómo separar a sus hijos.

Ellos no dejaban de discutir y amenazarse, incluso, cuando ingresaron los policías, encontraron al mayor de 23 años, arremetiendo a golpes a su hermano menor, de 18 años. Los policías le pidieron que se calme, pero la madre les explicó que el golpeador resultó ser sordomudo y también había golpeado a su hermanita de quince.

Pero no fue esto lo que llamó la atención de los uniformados, sino un particular aroma. “Mientras tratamos de apaciguar la situación nos percatamos de que había un olor a marihuana”, relató el comisario Isabelino Alcaraz, jefe de la citada dependencia.

Entonces, consultaron a la madre sobre ese olor y ella respondió que en el patio, Marcos Antonio Marín, el hermano violento sobre quien ya pesaba un antecedente por violencia doméstica, tenía una plantación.

“Es sordomudo pero es bien vivo. Tenía diez plantas, seis de gran tamaño como para hacer cortes y procesarlas y cuatro todavía en etapa de crecimiento”, detalló. Comentó que el mismo llevaba a un amigo la droga para su comercialización. El mismo está siendo identificado.

Posterior a la detención del muchacho, los vecinos comentaron a la policía que desde hace tiempo el muchacho se convirtió en agricultor de la macoña. El detenido quedó a disposición del fiscal Benjamín Vera. Fuente: EXTRA

Compartir en: